jueves, 16 de febrero de 2012

El caso de Villacañas

La semana pasada, Televisión Española emitió el documental "Villacañas, puertas adentro", dentro de su programa Crónicas. Este documental es un modelo a pequeña escala de lo que ha pasado en España. A decir verdad, podría decirse que más que modelo, Villacañas es un ejemplo, una muestra de las consecuencias del boom inmobiliario. Y si echamos la vista atrás, lo ocurrido en este pueblo es también una de las causas de la crisis. Dicho con otras palabras, Villacañas es una muestra de uno de los ingredientes de la crisis.

Sin ninguna duda, hay muchas más causas para esta crisis cuya consecuencia más terrible ya conocemos: la destrucción de empleo. Y de nuevo, en este documental se menciona uno de los factores por el cual la destrucción es tan acusada. Se trata del abandono de los estudios por parte de los jóvenes. En el documental podemos ver el ejemplo de cómo un joven reconoce que, a la edad de 16 años, decidió dejar los estudios por ganar dinero al igual que sus amigos. 

Sin entrar en valoraciones sobre el caso particular joven del documental, lo que se desprende del reportaje es que existe una generación de jóvenes adultos que, tras un abandono prematuro de los estudios, se encuentran en la actualidad en una situación de desempleo y de baja cualifiación profesional. Y lo que es más importante: no es sólo una circunstancia delimitada a los jóvenes, sino que también hay una gran cantidad de adultos en la misma situación. En definitiva, una gran cantidad de ciudadanos que precisas y demandan formación para poder salir de la situación de desempleo. La consecuencia es la aparación de listas de espera para acceder a cursos de "reciclaje" profesional y de formación para el empleo.

Podemos concluir que la situación de crisis y desempleo en la que nos encontramos hace imprescindible la figura del profesional para la docencia y formación de adultos. La formación a cualquier nivel, aun sin llegar a ser panacea para obtención de empleo y la salida de la crisis, es sin duda una de las metas en el camino.

Os invito a que veais el documental. Lo podéis encontrar aquí (Información de rtve.es):
http://www.rtve.es/alacarta/videos/cronicas/cronicas-villacanas-puertas-adentro/1313893/


martes, 7 de febrero de 2012

El crecimiento de la Formación continua

A menudo se escuchan críticas referidas al actual sistema de formación continua. Por mencionar algún ejemplo de críticas a la formación bonificada, se puede citar que en ocasiones prima más el aspecto económico que la calidad de la formación que se imparte. Dicho de otro modo, es bastante más frecuente ver a anunciantes o proveedores de formación bonificada que destacan que sus cursos son gratuitos, antes que declarar que son de calidad.

Sin embargo, José Antonio Fernández Ramos rompe una lanza a favor de la formación continua, a través de su artículo publicado en Cinco Días, "La formación continua sigue siendo la clave". Fernández, que en ningún caso niega que este tipo de formación es perfeccionable, aprovecha el artículo para hacernos ver que, ciertamente, la formación continua ha avanzado mucho en nuestro país. Un ejemplo de esto el crecimiento experimentado en los últimos 15 años de trabajadores que han accedido a cursos de formación continua, pasando de un 2% a casi un 20%. Sin duda, este es un muy buen dato, que demuestra como las empresas y trabajadores comienzan a dar más importancia a la actualización, al reciclaje, a la adquisición de nuevos conocimientos, etc... con el fin de continuar o ser más competitivos.

El autor del artículo destaca positivamente que poco a poco, tanto trabajadores como empleados, hagan valer esa cuantía económica destinada a la formación bonificada. Y no es para menos, ya que a pesar de que hace casi 20 años ya existía la cuota de formación, esta no era aprovechada.

Por último, Fernández cita los retos para los próximos años: por una parte, hay que empezar a medir como estas actuaciones en materia de formación ayudan a generar empleo, a incrementar la productividad y a mejorar la productividad. Por otra parte, hay que exigir mejores resultados, con el fin de que repercuta de forma positiva en el PIB. En definitiva, hay que concienciarse del valor y la importancia de la formación continua.

Personalmente opino que es cierto que la formación continua ha mejorado en los últimos años, especialmente por el número de trabajadores que hacen uso de este servicio. Sin embargo, también opino que hay que exigir una formación de calidad. De nada sirve ofrecer formación continua si esta carece de utilidad, por muy gratuita que sea. En el momento en el que la única motivación que encuentren las empresas o trabajadores para acceder a este tipo de formación sea "colgarse una medalla" o escribir una línea más en el currículum vitae, todo este esfuerzo no habrá servido de nada. Hay que ser responsables y críticos para demandar una formación de calidad, que realmente contribuya a mejorar la productividad, competitividad y crecimiento el país. Es posible encontrar esta formación de calidad en nuestro país, y sólo hace falta reconocerla y premiarla, y dejar a un lado todo lo demás.
 
Os animo a leer el articulo de José Antonio Fernández Ramos, que podéis encontrar aquí.


Fuente: 
- Cinco Días: La formación continua sigue siendo clave. (http://www.cincodias.com/articulo/opinion/formacion-continua-sigue-siendo-clave/20120130cdscdiopi_4/)